¿Quién es Megan Rapinoe?

La Copa Mundial Femenina de Fútbol es el torneo internacional a nivel de selecciones nacionales más importante del mundo. En el año en curso se llevó a cabo la octava edición de dicho torneo femenino, con sede en Francia desde el 7 de junio y concluyendo ayer 7 de julio. Durante este mes, hemos de decir, escuchamos poca cobertura en medios, ya que se cruzaba con torneos varoniles menos importantes, pero varoniles finalmente. Sin embargo, hay un nombre que estuvo sonando todo este tiempo y ayer quebró los titulares deportivos: Megan Rapinoe.

Megan, o «Pinoe» como suelen llamarla, es una californiana de 34 años; es, así mismo, la centrocampista del Seattle Reign de la National Women´s League de Estados Unidos y capitana de la selección femenina de fútbol de los Estados Unidos.

A pesar de ser una deportista de alto rendimiento y exitosa, son las declaraciones de Megan en este mundial las que resaltan; no porque su desempeño como deportista no nos importe, al contrario, es justo a través del él que nos damos cuenta de que las luchas políticas se llevan en todos los aspectos de una persona.

Al iniciar el torneo mundial, se le cuestionó si acudiría a la Casa Blanca en caso de lograr el título, Rapinoe respondió: «No iré a la puta Casa Blanca». Desde el 2016, ha sido una crítica sobre el desempeño del presidente Donald Trump.

Pero fue ayer, cuando Megan demostró a todas luces ser una mujer de palabra y convicciones fuertes. En la rueda de prensa que se realizó días antes del partido final, manifestó su molestia con la FIFA ya que, las finales de la Copa América y la Copa de Oro de la Concacaf, se jugaron el mismo día. Declaró:

“Es una idea terrible ponerlas todas juntas el mismo día. Esta es la final del mundial. La final del mundial se establece con tanta antelación que esto resulta increíble. Así que no, no creo que la FIFA nos tenga, en general, el mismo nivel de respeto que tiene hacia los hombres.”

Después, algún vocero de la FIFA salió a dar alguna explicación, pero el mensaje de Megan ya había sido transmitido en cadenas nacionales de muchos países. En esa misma entrevista, ella puso sobre la mesa la increíble brecha salarial que existe en el fútbol de hombres en comparación al de mujeres.

La final se disputó contra la selección holandesa. Megan salió a la cancha para la ceremonia inicial y la capitana no se llevó la mano al pecho para entonar el himno de la selección norteamericana. Pinoe se negó a entonar «The Star Spanngled Banner» a manera de protesta en contra de la FIFA.

Al final del día, la selección de los Estados Unidos se llevó el triunfo. Megan anotó 6 goles durante el torneo, uno de ellos durante esta final y el que aperturó el segundo título mundial consecutivo para el cuadro estadounidense. La FIFA la nombró la jugadora más valiosa del mundial y le otorgó la «Bota de oro» por ser la máxima goleadora y el «Balón de oro» a la mejor jugadora del torneo.

Megan Anna Rapinoe es una mujer futbolista, de cabello rosado, lesbiana, activista y defensora de los derechos de la comunidad LGBT+ y migrante; detractora del racismo institucional, politizo su carrera profesional y ayer nos dio fuerzas para hablar de lo que hay que hablar y esperanzas para combatirlo. Las mujeres existimos en todos los espacios y el deporte es uno de ellos. El fútbol no solo es de hombres.

¡Gracias, Megan!