Orgullo, animación e historieta.

Por Erika Ramírez



Estos días en que las calles y las redes sociales se llenan de colores, y las personas pueden mostrar con orgullo su identidad sexual, quiero hacer un par de recomendaciones; algunas bellas e interesantes historias que no pueden perderse tanto en la historieta como en la animación.


«Otouto no otto», Gengoroh Tagame

Justo ayer, Panini Manga anunció sus nuevas licencias para el último cuatrimestre del año; de los cuatro anuncios destaca: «Otouto no otto» (El marido de mi hermano), una historia de Gengoroh Tagame que nos habla sobre la llegada Mike a Japón. Mike es un fornido hombre que ha viajado desde Canadá para conocer a su cuñado Yaichi, quien es padre soltero. Resulta ser que Mike estaba casado con el hermano gemelo de Yaichi, que desafortunadamente ha muerto. Lo interesante en este manga es ese contraste de culturas y como, tanto occidente como oriente, tienen una postura sobre la homosexualidad.

Otouto-no-Otto.jpg

Portada de «Otouto no otto», tomo 1, escrito e ilustrado por Gengoroh Tagame


«Kuragehime», Akiko Higashimura

«Kuragehime» (Princess Jellyfish) es también un manga, pero creado por Akiko Higashimura. En este drama, conocemos a Tsukimi Kurashita, una amante de las medusas que desea convertirse en ilustradora, pero que es extremadamente tímida, torpe y siempre se encuentra aterrorizada por las interacciones sociales. Tsukimi vive en Amamizu, un edificio de departamentos en Tokio, junto a un grupo de mujeres con aficiones muy diferentes, y quienes se han prohibido entablar relación alguna con los hombres. Pero un día, Tsukimi conoce a Kuranosuke Koibuchi, el hijo ilegítimo de un político; Kuranosuke disfruta vestirse como mujer para sentirse más cercano a su madre; poco a poco él ayuda a las Amars a ser más abiertas a las relaciones sociales.




«Le bleu est une couleur chaude», Julie Maroh

«Le bleu est une couleur chaude» (El azul es un color cálido), de Julie Maroh, fue adaptada en 2013 y causó mucha polémica, pues «La vida de Adèle» sobresalió por sus impactantes y poco realista escenas de sexo. Entonces, mejor dale una oportunidad a la historieta francesa que, entre otras cosas, nos muestra cómo Emma lidia con la muerte de Clémentine, su exnovia de cabello azul. Esta historia entrelaza pasado y presente, al tiempo que Emma dedica un momento de su vida a leer los diarios de Clémentine. Es una bella historia sobre aceptación y autoconocimiento, pues al principio Emma no reconoce su homosexualidad y se siente confundida.

2f4f5653afd35623b837313e42e35447.jpg

Viñetas de «Le bleu est une couleur chaude», escrito e ilustrado por Julie Maroh



«Doukyuusei», Asumiko Nakamura

Nuevamente un manga, «Doukyuusei» (En la misma clase) escrito e ilustrado por Asumiko Nakamura y con una adaptación animada, nos presenta a Hikaru Kusakabe y Rihito Sajō. Ellos son compañeros de clase con nada en común; sus gustos son diferentes, sus personalidades son diferentes e, incluso, su rendimiento escolar es diferente. Kusakabe es extrovertido, toca en una banda, tiene muchas seguidoras y no está preocupado por su futuro; por su parte, Sajō es un tímido chico de lentes que tuvo el infortunio de ir a esa escuela por no llegar a tiempo al examen de admisión de su primera opción. Pero los ensayos del coro los llevarán a cruzar sus caminos y entre los dos surgirá un amor juvenil que estará lleno de dudas y autoconocimiento.




Esta vez la lista es breve, pero sé que cada una de estas obras requiere tiempo para disfrutarlas. Posteriormente la lista crecerá, pero estos son buenos pasos para comenzar. Recuerda que si quieres hacernos una recomendación al respecto, está la caja de comentarios, más abajo. #Orgullo, animación e historieta…